Registro Centro Sanitario nº C-15-003227



Blog

15 de Mayo, otra fecha más que añadir a nuestro calendario de momentos señalados. Pero en esta ocasión hay una diferencia importante: no se trata del día de un atentado o de la muerte de un personaje famoso, sino el hito que marcará (espero) un cambio social en nuestro país.


La juventud que parecía dormida, esa que tan relevante resultó en una época como la transición hacia la democracia, se ha vuelto a levantar. Una juventud con formación, preparada y requetepreparada que, sin embargo, espera con más de 30 años su gran oportunidad: trabajar en aquello para lo que han estudiado y tener una vida más o menos digna. Llegada la tan conocida crisis económica las cosas no han hecho más que empeorar. E, ilusos de nosotros,  esperamos una respuesta, una sensación de cierta unión por parte de aquellos que se supone "nos gobiernan"... pero nada más lejos de la realidad. Acusaciones, discusiones, dimes y diretes pero ni un resquicio de esperanza. De este panorama desesperanzador nace el movimiento del 15-M.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Es impresionante ver, desde nuestras casas, la desolación resultante en Japón tras el temblor de tierra y posterior tsunami acaecidos hace ya casi dos semanas. Por un lado está la devastación material, más que evidente, pero por otro se encuentra la desolación personal, quizá menos evidente por las peculiaridades culturales de los orientales en cuanto a la expresión de sus sentimientos.


Es por tanto, significativo, quizá más que en otras ocasiones, ver como algunos japoneses lloran desconsoladamente mientras tratan de encontrar algún resquicio de esperanza entre los escombros. A día de hoy, y en espera de las actualizaciones de datos que se producen a diario, los muertos ascienden a más de 8000 personas, en espera de confirmar cuál ha sido el sino de los más de 13000 desaparecidos. El país está desolado, material y psicológicamente. Y a todo ello se añade una presión más, como es el miedo a una posible catástrofe nuclear y a las consecuencias médicas y ambientales que ello conlleva.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Probablemente, a muchos de nosotros nos parecía inexplicable que en pleno siglo XXI, era de las comunicaciones y del progreso, numerosos países que están más o menos cercanos a nosotros continuasen bajo un régimen de tipo tirano-dictatorial. Quizá ni siquiera nos hubiésemos parado a pensar la cantidad de personas que todavía continúan sometidas y reprimidas ante la voluntad de un personaje que se autoperpetúa en el poder a base de poner en  marcha la política del miedo.


Probablemente, nunca hasta aquel día del mes de Enero en el que un cuidadano tunecino decidió quemarse a lo bonzo en forma de protesta contra su gobierno, ni siquiera sabíamos que un país como Túnez (culturalmente a medio camino entre el mundo musulmán y el occidental) vivía oprimido en una dictadura desde hacía 23 años. Tal vez ni hubiésemos imaginado que ese fuese el inicio del levantamiento de un país por cambiar su destino, y el inicio de un "contagio ideológico" hacia países vecinos que vivían una situación igual o peor que en Túnez.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Iria Malde Modino

PSICÓLOGA · Colegiada G-3915

Licenciada en Psicología por la Universidad de Santiago de Compostela.

  • Máster en Psicología Infantil
  • Diploma de Especialización en Elaboración de Informes Periciales

Colaboradora con publicaciones en portales de psicología, artículos en prensa nacional, programas de radio, charlas y talleres en centros escolares y asociaciones.

Reg. Centro Sanitario nº C-15-003227

  • Psicóloga Acreditada para el Ejercicio de Actividades Sanitarias